TOMA EL PARLAMENTO.

Manifiesto constituyente de Navarra

¿Qué palabras no escuchadas todavía se pueden decir acerca de lo que nos está ocurriendo? 

La crisis se ha convertido en una inmensa lección colectiva de economía y política. Hemos descubierto, a nuestro pesar, gobiernos en Navarra y Madrid que sistemáticamente nos traicionan. Hacen lo contrario a lo que prometieron en sus programas electorales, pero justo lo que necesitan “los mercados”; se han convertido en representantes del beneficio financiero. Hemos visto que esta estructura de poder injusta y corrupta pone en marcha políticas que destruyen nuestras vidas. Por si fuera poco, no hay justicia alguna en los tribunales para los banqueros, políticos y empresarios culpables de la situación. Hasta ahí lo que ya habíamos aprendido: la crisis no es un fenómeno económico natural, sino una estafa políticamente dirigida y ejecutada desde arriba.

Sólo hay una última lección pendiente: el problema es de tal envergadura y sus raíces tan profundas que su solución no pasa por efectuar reformas basadas en los mecanismos del sistema político actual. Que ha llegado el momento, como en Islandia, de que el pueblo recupere el poder que le pertenece para dotarse a sí mismo de nuevas reglas. Es urgente, es inaplazable.

Por todo ello nosotros/as, ciudadanos y ciudadanas de Navarra, nos sumamos al movimiento 25-S y exigimos:

  • Dimisión del gobierno en pleno, del gobierno Rajoy y del gobierno Barcina, así como de la Jefatura del Estado, por traicionar al conjunto de la ciudadanía de forma premeditada, llevándonos al desastre.
  • Disolución de las Cortes y apertura de un proceso constituyente transparente y democrático que redacte una nueva Constitución para el Estado español con la participación de toda la ciudadanía, de la manera que le sea propia.
  • Disolución del Parlamento foral y apertura de un proceso constituyente transparente y democrático que, tras la derogación del Amejoramiento del Fuero, redacte una nueva Constitución para Navarra con la participación de toda la ciudadanía, de la manera que le sea propia, que defina el modelo de organización social para Navarra y qué tipo de vinculación deseamos tener con el resto del Estado, con Europa y con comunidades adyacentes.
  • Auditoría de la deuda pública del Estado español y de la deuda pública navarra, con moratoria del pago de la deuda hasta haber delimitado claramente las partidas que no han de ser pagadas por la nación. Desconexión fiscal del Estado español, en tanto esa misma auditoría no se realice a nivel estatal.
  • Reforma de la ley electoral española heredada del franquismo, a fin de que represente verdaderamente la voluntad del pueblo. Derogación inmediata de la Ley de Seguridad Ciudadana (Ley Corcuera) y de la Ley de Partidos. Convocatoria de un nuevo proceso electoral en el Estado vinculado al proceso constituyente democrático.
  • Derogación inmediata tanto en Estado español como en Navarra de todos los recortes y de todas las reformas en contra del estado de bienestar tomadas con la excusa de la crisis, y que suponen restricciones de derechos y libertades de la ciudadanía, pues no sólo son un desastre para el país, sino que han sido impuestos traicionando la voluntad del pueblo. Desconexión de Navarra de toda la normativa estatal que nos impone esos recortes y apertura inmediata de un proceso de creación de unos presupuestos participativos y sociales para Navarra.
  • Reforma fiscal navarra que haga pagar más a quienes más beneficio obtienen de la sociedad. Derogación de la amnistía fiscal decretada por el gobierno Rajoy y acatada por el gobierno Barcina, cuya injusticia es una verdadera burla a los contribuyentes honrados. Desconexión de Navarra de toda la normativa estatal de carácter fiscal y económico que nos impone esos recortes.
  • Supresión de todos los privilegios de quienes ostenten cargos políticos o públicos, e implantación de mecanismos eficaces de control en el desempeño de sus funciones.
  • Paralización inmediata de todos los desahucios, y la puesta a disposición de la población a precio de alquiler social de las viviendas en propiedad de los bancos y cajas que hayan sido ayudados con fondos públicos. Para ello, Navarra asumirá las competencias que sean necesarias en materia civil, inclusive la desconexión de aquellas partes del ordenamiento jurídico español que fuera necesario.

Por todo lo expuesto convocamos a la ciudadanía el martes 25 de Septiembre de 2012 a las 20:00 a manifestarse de forma pacífica frente a las puertas del Parlamento foral hasta conseguir la dimisión del Gobierno Barcina y la apertura de un Proceso Constituyente en Navarra.